Fisting.MP4

Fisting

A veces empiezas metiendo un dedo en su culito y el placer de sentir un hoyito hirviendo y hambriento de verga, hace que no te resistas a meter el segundo dedo y es entonces que sus gemidos de placer y su ano dilatado rogando ser penetrado termina incitándote a meter un tercer dedo que lo haga retorcerse y pedir que te detengas, al tiempo que tu instinto, la calentura y la sensación de poder hacer con ese chico lo que te plazca hace que sin pedir permiso metas el cuarto dedo en su ya muy abierto culo... lo demás no te lo cuento y dejo que lo descubras. No sé si gimió más por tener por vez primera una mano dentro o cuando pude bombearle el culo tan rudo como quise sin preocuparme por si lo aguantaría

Duraciòn: 46 minutos
Powered by